sábado, 8 de agosto de 2009

A casa.

En el camino a casa
A veces duele la zona insensible
La espina craneana
El frío la contrae en un conjunto de vértebras.

A veces me pierdo, pero sigo caminando
Camino hasta la casa de disfraces
Una lata de cerveza se desangra a un costado
Sigo por inercia.

Queda poco, una cuadra hasta mi casa
Hay que escribir apurado
Antes que me gane el olvido
Antes que las ideas se suiciden en el inconsciente.

Hay una necesidad de seguir entre las filas
Las columnas de luces, de postes
Los dientes entrechocan ideas
Es el frío, en el norte del olvido, en mi mareo.

No entiendo la finalidad de las letras
Son como oraciones liposuccionadas
Entre liftings de ideas
Son anacrónicas, propias de mi faceta.

No hay finalidad semántica
Ni gramática aplicada
Sólo los pocos pelos del otoño de mi cabeza
Es triste escribir calvo: las ideas se hielan.

No hay comentarios: