jueves, 24 de enero de 2008

De los amigos (Friedrich Nietzsche)

*** Aún recuerdo cuando recité estas líneas a una de las personas que más quiero en este, digámoslo, puto mundo. Ella ha de recordarlo si es que algún día pasa por aquí. Sin embargo, no me es desconocido el hecho de que quizás sea yo mi único lector, mi única compañía, mi único Dios.

"Considera tan sólo una vez en tí mismo cuán diversos son los sentimientos, cuán varias las opiniones, aún entre tus amistades más íntimas; incluso cuántas opiniones semejantes tienen en la mente de tus amigos una orientación o una fuerza muy otra a la tuya; cuántas miles de veces se presenta la ocación de entenderse mal, de separarse recíprocamente enemistados. Después de todo esto, te dirás: "¡Qué poco seguro es el terreno sobre el que reposan todas nuestras relaciones y amistades, qué cerca están los fríos chaparrones y el mal tiempo, qué aislado está todo hombre!" Cuando alguien se da cuenta de esto y, además, de que todas las opiniones, tanto su fuerza como su especie, son entre los contemporáneos tan necesarias e irresponsables como sus acciones, se adquiere penetración para ver esta necesidad íntima de las opiniones surgir de la intrincada red que forman el carácter, la ocupación, el talento y el medio ambiente; tal vez pierda pronto la amargura y la aspereza de sentimiento con que aquel sabio (1) escribía: "¡Amigos; no hay amigos!" Se hará más bien esta confesión: "Si, hay amigos, pero es el error, la ilusión lo que les lleva a tí; y les fue preciso aprender a callarse, para quedar amigos; pues casi siempre tales relaciones humanas se basan en que jamás se dirán ciertas cosas, incluso en que no se rozarán nunca; sin embargo, estas piedras se echan a rodar, la amistad las sigue detrás y se rompe. ¿Habrá hombres incapaces de sentirse mortalmente heridos, si supiesen lo que sus amigos más fieles piensan de ellos en el fondo? Cuando aprendemos a concernos nosotros mismos, a considerar nuestro ser mismo como una esfera móvil de opiniones y tendencias, y, por tanto, a menospreciarlo un poco, nos ponemos a nuestra vez en la balanza con los demás. Es cierto que tenemos buenas razones para estimar poco a cada uno de los que conocemos, aunque fuesen los más grandes; pero también las tenemos para devolver este sentimiento contra nosotros mismos. Así, pues, soportemos unos de otros lo que soportamos de nosotros mismos; y tal vez a cada uno le llegará un día la hora más feliz en que exclame:

"¡Amigos, no hay amigos!" -exclamó el sabio al morir.
"¡Enemigos, no hay enemigos!" -exclamo yo, el necio viviente."
__________
(1) Aristóteles

* Cualquier error de orden tipográfico fue mío.

miércoles, 16 de enero de 2008

Instinto Gregario

En ocasiones nos encontramos con seres (personas) gregarios que intentan imitar a los espíritus libres, sin embargo, el autodominio, la trascendencia de las ataduras internas y externas, es una faena que se logra individualmente aunque con la interacción del todo. Ésta manumisión de espíritu se manifiesta de forma espontánea, es inherente a determinado tipo de sujetos, los cuales expuestos ante ciertos estímulos logran rebasar la tradición y la realidad.

Un ejemplo usual de personas que creen asumir un apócrifo hálito de libertad, se vislumbra en los competitivo-dependientes. El sometimiento de éste tipo de individuos circunda respecto a sus “modelos”, constituidos por: amigos, personajes ilustres, familiares, etc. Dentro de cada uno de estos personajes no ven más que un rival, del cual a menudo blasonan la no dependencia. En definitiva modelan su libertad respecto a una autovaloración de sí mismos.

Hay un cierto tipo de comportamiento que denota la mundanidad del hombre solitario, al cual la soledad no ha socorrido en demasía (entiéndase la soledad como elemento de interpelación al despertar intelectual) y se basa hacer presente a sus coetáneos las vicisitudes de su vida, como acontecimientos dignos de un cierto tipo de supra-ser e inventando acontecimientos respecto la vida diaria.

*** Las ideas precedentes no constituyen verdades fácticas o alguna clase de estudio científico. Léase como un intento de encontrar la esencia del comportamiento humano y del alma. Finalmente queda agregar, además, que lo anteriormente citado no se inspira en ninguna persona en particular.

sábado, 12 de enero de 2008

DICOTOMÍA INCRUENTA (Oliverio Girondo)

Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla a la mía
y forman una mano.

Cuando voy a sentarme
advierto que mi cuerpo
se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse
adonde yo me siento.

Y en el preciso instante
de entrar en una casa,
descubro que ya estaba
antes de haber llegado.

Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,
y que mientras me rieguen de lugares comunes,
ya me encuentre en la tumba,
vestido de esqueleto,
bostezando los tópicos y los llantos fingidos.

Bueno, es tiempo de que hable alguien que no sea yo a través del lenguaje del alma.

http://www.youtube.com/watch?v=ORc5Td_T6og

a few words... just like heaven.